trata de personas en Guatemala

Casi 400 mujeres víctimas de trata en Guatemala en solo un año

EFE Guatemala - 6 julio, 2020

La trata de personas sigue siendo un problema significativo en Guatemala, así lo ha demostrado el último informe de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), en el que indica que el país centroamericano detectó un total de 596 casos de posibles víctimas de trata de personas en 2019, lo que representa un aumento del 26,69% en relación a los registros identificados el año anterior, 2018.

De las posibles víctimas identificadas por el Ministerio Público, 391 fueron mujeres -lo que representa el 65% del total de las víctimas- y 205 hombres. Además, 199 fueron menores de edad, es decir, el 33 por ciento de las víctimas.

La PDH subrayó que, de los menores de 18 años, 63 fueron niñas, 33 niños, y 103 adolescentes entre 88 chicas y 15 chicos.

Más de 1.000 búsquedas activas

El país centroamericano identificó durante el año pasado la activación de 6.590 alertas Alba-Kenneth, un instrumento para la búsqueda de la niñez desaparecida,de las cuales aún siguen activas 1.609 alertas.

“En 53 alertas desactivadas existió la posibilidad de trata de personas, principalmente de mujeres de entre los 14 y 15 años“, señaló la PDH.

La entidad garante de los DD.HH. en el país centroamericano registró 23 denuncias relacionadas a la posible trata, aunque dos de estas estaban vinculadas a procedimientos administrativos migratorios.

Esfuerzos para combatir la trata de personas

La Defensoría de las Personas Víctimas de Trata de la Procuraduría de Derechos Humanos recordó que en 2019, el Departamento de Estado de Estados Unidos sostuvo que Guatemala “no cumple plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata”.

Sin embargo, reconoció que el país “realizó importantes esfuerzos en general en comparación con el periodo del informe anterior”.

Este esfuerzo le valió a Guatemala ascender un nivel en la Lista Especial de Vigilancia estadounidense y pasó del tercero (y peor) al segundo puesto, que, si bien este implica que no cumple esos estándares mínimos para combatir la trata, afirma que sí está trabajando de forma “significativa para cumplirlos”.

En el nivel tres, en cambio, se registra a los países que no toman medidas para paliar este problema y estos pueden estar sujetos a determinadas sanciones.

El procurador guatemalteco, Jordán Rodas, aseguró que el delito de la trata “es una violación grave de los derechos humanos” y, aunque subrayó la mejora en cuanto a la denuncia de las personas, ello “no es suficiente” y aún hay “barreras que romper”, concluyó.

Guatemala es, según organismos internacionales, uno de los 15 países más violentos del mundo.