creedme netflix

Portada del libro Creedme. EFE

“Creedme”, el drama de la denuncia de una violación que Netflix llevará a la pantalla

Cristina Bazán | Madrid - 5 agosto, 2019

Marie tenía 18 años cuando un hombre desconocido irrumpió en su departamento en la madrugada, la amenazó con un cuchillo y la violó en agosto de 2008. Sin embargo, después de varios días y de repetir en innumerables ocasiones lo que le había sucedido, la policía, su familia de acogida y los representantes de la organización que le daba apoyo económico pensaron que estaba mintiendo. El caso dio la vuelta al mundo gracias a un reportaje periodístico ganador de un Pulitzer y será llevado a la pantalla por Netflix en una serie que se estrenará el próximo 13 de septiembre.

“A juzgar por sus respuestas y su lenguaje corporal estaba claro que [Marie] mentía sobre la violación”, escribió en su informe uno de los oficiales que estaba a cargo de la investigación cuando la interrogó.

La historia, traducida y publicada en español por Libros del K.O. el pasado mayo bajo el título de “Creedme”, es una investigación realizada por los periodistas estadounidenses Christian Miller y Ken Armstrong sobre el caso de Marie, y sobre cómo los errores policiales habían terminado en una denuncia por falsa acusación en su contra. Un trabajo que pone sobre la mesa la dura situación por la que aún en la actualidad deben pasar las víctimas después de denunciar una violación y que en España se ha vivido de cerca después de que salieran a la luz casos como los de La Manada.

Miller y Armstrong ganaron el premio Pulitzer en la categoría de Reportaje Explicativo en 2016 por su trabajo colaborativo.

Sin apoyo de su familia y autoridades

Las dudas sobre la veracidad de la historia de Marie surgieron cuando la policía y sus familias de acogida detectaron contradicciones en su versión. Hace poco se había mudado a vivir sola a un departamento ubicado en Lynnwood, Washington (EEUU), después de pasar por varias casas temporales, colegios y familia.

Era la segunda de cuatro hijos de la misma madre y diferentes padres . A veces coincidían en un hogar de acogida, pero pasaban la mayor parte del tiempo separados. A Marie le recetaron antidepresivos desde muy joven y sostenía que lo más duro era que no le explicasen cómo funcionaba el programa de acogida. “Los adultos no le decían por qué la cambiaban de casa”.

Todos esos cambios hicieron que a Marie le costara un poco más adaptarse, por lo que dos de sus madres de acogida, Shannon y Peggy, ligaron los antecedentes al hecho, especialmente cada vez que la reacción de la joven no era como ellas esperaban. “Una parte de mi decía que, a veces, su modus operandi consistía en llamar mucho la atención y decir cosas para que la gente reaccionase. Va con su personalidad”, contó Peggy a los periodistas.

Peggy le habló sobre sus dudas al subinspector Mason, que llevaba el caso de Marie, y el oficial decidió hablar con la joven de nuevo. Marie ya había descrito al menos cuatro veces la agresión y llenado un “formulario de declaración” de 24 líneas en donde contaba los detalles de la violación y todo lo que había hecho después.

En aquel documento Marie invertía la secuencia de algunos hechos, lo que llamó aún más la atención del policía. Un coordinador del programa de acogida también sospechaba de la historia. La próxima vez que Marie estuvo en la delegación no fue entrevistada como a una víctima, sino interrogada como sospechosa.

“Las víctimas de violación no pueden resolver el puzle”

Rebecca Campbell, una de las principales investigadoras sobre agresiones sexuales en la Universidad del Estado de Michigan, Estados Unidos, y que es citada en el libro, asegura que a menudo las víctimas describen su experiencia de la violación usando la metáfora de un rompecabezas.

“Al abordar un puzle, lo primero que hace la mayoría de la gente es poner boca arriba todas las piezas. Luego se distribuyen en piezas laterales, esquineras e inferiores. Por último, se observa la imagen de la caja para comprender cómo ensamblarlas. Sin embargo, las víctimas de violación no pueden resolver el puzle, pues no tienen todas las piezas. Son incapaces de ordenarlas de manera significativa“, explican los autores basados en la teoría de Campbell.

Eso lo tenía claro la oficial Edna Hendershot, quien entrevistó a Sarah, otra de las víctimas de violación cuyo caso formó parte de la investigación de Miller y Armstrong. “Sabía de sobra que las personas que viven episodios traumáticos suelen presentar recuerdos alterados. Muchas ya no recuerdan los acontecimientos en orden cronológico”.

La obra detalla cómo la experiencia de Hendershot contribuyó a poner luz sobre un caso lleno de grises en los pocos policías estaban interesados en involucrarse.

La conexión con otros casos

Marie fue solo una de las víctimas que Marc O’Leary, un exservidor del Ejército, violó en Washington y Colorado. La investigación detalla que el agresor estudiaba con mucha anticipación a las mujeres antes de atacar, ingresaba a sus casas durante la madrugada y las amenazaba con una pistola o cuchillo.

Les decía que no podían gritar y después de obligarlas a hacer cosas atroces mientras les tomaba fotos, las obligaba a bañarse durante 20 minutos. Se vestía siempre de negro, llevaba una máscara, guantes y se llevaba las sábanas y otros elementos que pudieran servir de prueba para identificarlo. No quería dejar ninguna pista.

El caso de Marie terminó en su contra. Las dudas que tenían las personas cercanas a ella hicieron que se retractara y dijera que todo se lo había inventado. “Marie quería dejar todo aquello atrás”, pero no pudo. Tres semanas después de su violación recibió una citación en la que le informaban que había sido imputada por el delito de denuncia falsa.

En Colorado, en cambio, dos oficiales empezaron a unir pequeñas pruebas y durante varios meses no le perdieron el rastro a los casos ocurridos en el estado. Al final hallaron coincidencias y en 2011 detuvieron a O’Leary. Mediante programas informáticos lograron encontrar fotos borradas de sus primeras víctimas, en las que estaba Marie.

El hallazgo puso al descubierto la negligencia de la policía de Lynnwood y los obligó, junto al Ayuntamiento, a retractarse por lo sucedido.

Una larga revictimización

“El caso de Marie planteó dudas a un departamento de policía que hizo una investigación chapucera y provocó que un tribunal la considerara mentirosa. Sin embargo, su experiencia no podía considerarse anormal. Cuando se trata de denuncias de violación, el sistema penal abraza desde hace mucho tiempo la muy querida premisa masculina de que las mujeres son proclives a mentir”, señalan los autores, citando a la periodista y escritora Susan Brownmiller.

La premisa describe perfectamente la forma en la que los medios y las autoridades de justicia abordaron el caso de Marie. Las cifras de denuncias falsas por violación empezaron a salir en todos los informativos y las personas que se le acercaban la recriminaban por el hecho sin darle el beneficio de la duda.

Se sentía sola y el sistema reforzó la idea que hace que, según la investigación, muchas mujeres no denuncien estos hechos: el miedo a ser juzgadas y desacreditadas.

“Por motivos que no logro explicar, [la credibilidad de Marie] se convirtió en el centro de la atención, y todas las pruebas claras que apuntaban a un delito grave se desestimaron por completo”, apuntó en su informe un oficial que realizó una revisión externa de los procedimientos realizados en la investigación una vez que el violador había sido arrestado.

Una serie sobre la historia

La investigación periodística será abordada en una miniserie de ocho capítulos que será transmitida por Netflix. El estreno del audiovisual, dirigido por la también guionista estadounidense Susannah Grant, está previsto para el próximo 13 de septiembre.

‘Unbelievable’ será protagonizado Toni Collette, Merritt Wever y Kaitlyn Dever, que dará vida a Marie, la joven que sufrió el horrible ataque.

El trailer oficial de la serie, que ya se puede ver en el canal de Youtube de Netflix, fue difundido el pasado 18 de julio y se basa en la historia que fue publicada en 2015, bajo el nombre ‘An Unbelievable Story of Rape’ (Una increíble historia de violación), por la agencia de noticias ProPublica, donde actualmente trabajan los dos autores.