M. Ángeles Durán: se ha asumido que la mujer es la encargada de los cuidados y hay que liberarla

Ana Márquez | Madrid - 27 febrero, 2019

María Ángeles Durán es el rostro de una profesional que desde los años 70 ha centrado su trabajo en dar visibilidad a la contribución de la mujer a la sociedad.

La catedrática y primera mujer en ser reconocida con el Premio Nacional de Sociología, lleva años volcada en el reconocimiento de los trabajos no remunerados, desempeñados de forma mayoritaria por mujeres.

Durán (Madrid, 1942) es la fundadora del Seminario de Estudios de la Mujer de la Universidad Autónoma de Madrid, el primer instituto universitario de ese tipo creado en España, y autora de libros como “El ama de casa” (1977) o “El valor del tiempo. ¿Cuántas horas te faltan al día?” (2006), en los que analiza “la obligación de las mujeres de ser las cuidadoras familiares”.

La lucha que ayuda a todas las mujeres

Defiende que la lucha feminista ha ayudado a todas las mujeres, sean conscientes o no, y propone reforzar los cuidados públicos para “liberar a la mujer” en una conversación con Efe con motivo del Día de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo.

P: ¿Se considera feminista?

R: No sé cómo podría no serlo. No es que yo haya sufrido gravemente la discriminación, pero sí he sufrido la ambiental. No he podido abrir una cuenta corriente, pedir un préstamo o he tenido que escuchar comentarios que no eran pertinentes.

P: ¿Cómo la ha ayudado el feminismo?

R: El feminismo nos ayuda a todas, hasta a las que no se dan cuenta. Todos estaríamos peor si el feminismo no estuviera empujando.

Angeles duran

María Ángeles Durán, primera mujer en ser reconocida con el Premio Nacional de Sociología. EFE/A.Marquez

P: Díganos dos medidas que deberían implantarse para caminar hacia la igualdad.

R: Son muchas, muchas… Pero, sobre todo, yo creo que se tienen que reforzar los cuidados públicos, tanto para niños como para personas mayores y enfermas. Hay muchas mujeres que tiene su tiempo expropiado y son de todos los perfiles. Se ha asumido que la mujer es la encargada de los cuidados y hay que liberarla.

P: ¿Se ha encontrado con algún obstáculo por ser mujer?

R: He tenido mucha suerte. Eso sí, la discriminación ambiental sí que la he vivido. No se esperaba que hiciera lo que quería hacer. Se esperaba que hiciera lo que ellos querían, no lo que yo quería. Se esperaba de mí una vida muy distinta a lo que yo quería.